Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2006

La ví (II)

Nuevamente
Eros respira sobre su piel,
visión espléndida,
rebanando evidente fragilidad.
*
En tropel amanece el instinto,
flor morada de medianoche,
¡Veneno dame, provocadora!


La vi,
como aquella noche
acariciándome.

Masoquista, ¿Yo?

¿He de morir en la escalada
Impenetrable de tu rocosa,
e inagotable ausencia?

¿He de creerme en medio
de bravo oleaje,
desmayada?

¿He de pensar que la noche
mordió mi lecho,
sin piedad, sin alma?

¿He de engañarme creyéndote
terribles argumentos,
crueles imputaciones?

O ¿Me conformare con esperar
tu regreso que,
seguro,
llegara?

Realidad tangible

El mundo se convulsiona,
lo imitamos con el terremoto
que nace en nuestros cuerpos,
devastándonos,
agonizantes de pasión
morimos.

Vicio rojo

Roja fuente bebes
pócima edulcorante
VICIO será su nombre.

Dulce amenaza
arrodillada gime
de tu DESEO la flor.

Mixtura sodomiza
delira rosarios
CARNE tu penitencia.

Pequeña agonía
coagula moribunda
EXTASIS nuestra pequeña muerte.

En ti Florezco

Me confieso a tu espera
dispuesta a sembrar en tu fuente
el dormido deseo que me supera.

¿Será por eso que ante tu llamado tiemblo?

Apareces en pleno sueño
la madrugada extiende
su cobijo a tu cuerpo.

Nenúfares dispuestos
regalan su fruto a tus impulsos.

Un beso atraviesa el cielo
reduciendo a ceniza la incertidumbre,

Amor, mi Amor
renuevas sueños,
siembras promesas.

Cúbreme de ti,
desnúdame de besos
ámame…
doblega la espera.


Por que en secreta comunión florecemos...

Conjuro

El domingo nace entre mis dedos
como un sonido dulce y concluyente
y tu no estas.

Arena en la mirada, en el alma zozobra
me percibo y ¿que?
de nada sirve tanto amor
en mis huesos burbujeando.

Muérete ya,
muérete pronto,
que tu agonía sea mi sacrificio final.

Gris necesario

Imagen
Compañía, tu amanecer restregando mi alma sombra, “Hola Chiquilla” amenazas, evidencia, obligada imagen en mi te rebelas necesario, desangrar el silencio.
¿Cuándo tendré el valor de matar-te esperanzada agonía?
Comes y te vas subyugando velada melancolía, tomas y te vas, carcajada infinita revelas.
Me vendes amor malentendido, me robas confianza recién parida.
¿Cuánto vale tu verdad? ¿Donde duerme tu olvido?
¿Cómo agoto mi sangre en ti vertida? ¿Cómo te arranco de mi vida?


Invocando memoria

Olor a tortillas recién hechas
a postre casero,
a tierra mojada,
a tu beso de roja evidencia,
a mi llamarada en ti congelada,
a nuestra casa poseída y en fiebre,
a mi entrepierna de tu saliva sembrada,
aroma nuestro calcinando reproches.

Por amor

Convulso entre sus manos, su pequeño cuerpo se sacude, un poco más de presión, solo un poco, su vida resbala y huye. Sonríe sabe lo que sigue, amarillismo, repudio a su acción, el odio de su propia gente, pero ¿Que saben ellos' ven el toro desde la barrera, ¿Que saben del amor que le profeso?, del dolor cotidiano, los sueños muertos, el llanto rompiendo la noche, los días de insomnio, la impotencia de saberlo preso en la cárcel más cruenta y terrible: "su cuerpo", lo amé, lo amo aún, sin embargo seguir así era una tortura, muerte anunciada, un dictamen cruel sellando nuestras vidas y tirándolas al hoyo, su enfermedad triunfo hasta hoy, mañana una celda me espera, más bien vale la pena, ¡¡Lo he liberado!!.
¡Te amo hijo mío! (le dice), abrazando contra su pecho su frió e inerte cuerpo.

Carta a tu no presencia

Tengo tanto que decirte y las palabras se traban, se autocritican, las emociones nublan el gozo de escucharte reír, prodigarte en palabras, en vida que dulce me confías, por instantes me siento parte de tu tiempo, me acerco y te susurro amorosas frases ¡Es tan fácil enamorarse de ti!, dejarse llevar por el encantamiento de tu franqueza, luchar o dejarse fluir, dejar que germinen las semillas de este silencioso amor que exige notoriedad, ¿Qué harías ? ¿Qué pensarías si te dijera todo esto que solo me atrevo a escribir en esta carta sin remitente?

Decirte, sentirte, ser esa voz en medio de la nada, ser tu caricia, panal de fragante dulzura serte, sernos, naces en mi, cada día, creces cada noche, soy jardinera cautiva, a tus palabras adicta, háblame, dicta a mi corazón jardines henchidos de vida, díctame como un libro nuevo, no quiero mi pasado, no existo, no existí, hasta que me descubrí en tu mirada.


(Forma parte de mi intento de escribir en prosa y cultivar el estilo epistolar que tanto…

Hiel

Resucito en brazos de carne, dispuestos me comen despacio, (Eres tu, me miento), manos que se hunden en mi valle, (en mi húndete si, te pido),curvas que bajo tu presión despiertan, se abrillantan, se urgen (y tu te alzas, te afirmas, despiertas)tus piernas lubrican gemidos, la distancia reducen, comerás colinas de mi paisaje en primavera vestido (gimo, te percibo, estremecida sollozo, no eres tu me digo)desnudas cirios, comensales de mi agonía, ventanas segregan mares, (invoco, tu rostro, duermo el sueño cruel de amarte sin ti)entreabres colinas, descubrimos resistencia y profundidad, (así fantasma mío, deléitame la soledad que amenaza hambruna) encrespada mar me sacude, me subo a su vorágine y me hundo (susurras, muerdes mi afiebrada agonía, mentira de tu silencio vestida).

¿Y la sorpresa?

Aqui la sorpresa es iniciar un nuevo ciclo con renovados brios y todo el entusiasmo del mundo...

Lo sorprendente es que la vida amanece cada día y me abraza.

Lo hermoso es continuar sintiendo su caricia en mi derramada.

Rcibir la oportunidad de seguir y vivir y sentir y ser a pesar de todo...

El template intentaba ser la sorpresa... ya veremos como funciona, grabe un audio intentando que fuera la sorpresa... pero no me gusto, ¡Jajajaja!, asi que intentare que la sorpresa sea el post con el que inicio el mes de Octubre.

Porque la vida continua y el nuevo post apremia, ¡¡¡Jajaajajajaa!!!, Gracias a todos por darme su abrazo, gracias porque continuan aqui, acariciándome.

Besos.

Pieladentro